Bits y Qubits, El camino de la criptografía – Parte I

Siglos atrás, cuando empezaron a conformarse sociedades grandes y complejas en donde existían intereses particulares que no debían ser conocidos, se recurría a la utilización de métodos de comunicación que garantizaran el  secreto o confidencialidad de la información a compartir. Por ejemplo Julio César utilizaba un sistema de cifrado1 (de sustitución monoalfabética) para comunicarse con sus fuerzas militares dentro y fuera de Roma, diseño que mucho más tarde fue mejorado en el siglo XIX por Blaise de Vigenère a quien se le atribuyó el desarrollo de un cifrador de sustitución polialfabética2 mucho más elaborado, en el cual se empleó por primera vez el uso de una clave compartida (tal como en la actualidad). Hasta el siglo XIX las sustituciones y transposiciones constituían las técnicas más comunes para ocultar mensajes a compartir,  mismas que eran confiables hasta que alguien lograba descubrir su funcionamiento (o algoritmo). Actualmente en cambio, se aplican las matemáticas como base fundamental de la criptografía, aportando un nivel de seguridad evidentemente mucho más elevado en donde los algoritmos incluso son conocidos por el público. De hecho el alemán Auguste Kerckhoffs3, planteó un principio en el que argumenta que “la fortaleza de un cifrador está en la fortaleza de su llave y no en cuán secreto sea su algoritmo”, valiosa lección que fue comprobada con sangre por sus compatriotas derrotados en la segunda guerra mundial, que se comunicaban con máquinas que cifraban las comunicaciones (como la Enigma4) cuyo diseño era evidentemente secreto, mecanismo que fue realmente efectivo hasta que el inglés Alan Turing5 (quien sentó las bases de la computación moderna) logró descifrar sus transmisiones en uno de los casos de criptoanálisis más memorables, evidenciando que el esfuerzo de mantener secreto un algoritmo de cifrado es inútil y que la seguridad del mismo recae directamente en la dificultad para descifrar su clave. Siguiendo el principio de Kerckhoffs un gran número de diseños de cifradores actuales son abiertos y utilizan claves tan fuertes que podría tardarse años (cientos o miles) intentando descifrarlas con la capacidad de cómputo actual, aspecto que será revaluado al final del documento. Teniendo ahora una somera visión del camino de la criptografía hasta nuestros días, es importante mencionar de forma muy breve algunas de sus aplicaciones. Bases de Datos Los motores de bases de datos incluyen algoritmos criptográficos dentro de  su abanico de funciones, cuya implementación en sistemas de información es muy recomendable, evitando codificarlos o reusar código fuente de terceros. Comunicaciones en Internet TLS v1.2 es un protocolo derivado de SSL que provee comunicaciones seguras a través de la Internet, previniendo eavesdropping, tampering o message forgery. Una gran ventaja del protocolo es su capacidad...

Leer Más

Logran saltar la protección ante la firma de drivers en Windows Vista

Vía Buyacorp me entero que ahora es posible saltarse la protección de firmas para los drivers en el Microsoft Windows Vista (también funciona para Windows XP/2K3/Vista edición de 32 y 64 bit), con lo que podremos instalar los drivers NO FIRMADOS para nuestros dispositivos. La gente de linchpinlabs.com ha publicado una aplicación llamada Atsiv con la cual podremos llevar a cabo esta tarea de la siguiente forma: Aunque esto da pie para que salgan cantidad de rootkits (revisa la sección Anti RootKits) y malware en vista también será posible instalar los drivers que necesitamos para nuestros dispositivos, sin tener que esperar que estos sean firmados por Microsoft. Descargar Atsiv: Pagina Oficial SsoftPedia Mirrors DragonJAR: Mirror I Mirror II Mirror III Mirror IV Mirror V Mirror VI Mirror VII Mas Información: http://www.rootkit.com/newsread.php?newsid=759...

Leer Más

Siguenos!

O Puedes Subscribete

ANTES DE

SALIRTE ...

NO TE

ARREPENTIRÁS

!Gracias¡

NO OLVIDES NUESTRAS REDES SOCIALES